viernes, 1 de abril de 2011

RICARDO JUNCO

Recordando a mi tío…

Este es quizá el más caro de los recordatorios para mí.
Como yo no conocí a mi padre, los hermanos de mi padre fueron para mí esa figura paterna que yo no tenía; y mi tio Ricardo fue el mas alto modelo que tuve en la vida. Lo recuerdo jugando con todos nosotros a fin de año, cuando nos reuníamos para las fiestas, jugando con él al tenis en el Club Universitarios (donde también asistía su hermano Sebastián a jugar al fútbol).
Lo recuerdo en el Concejo Deliberante allá por el año 83. Yo tenia apenas 16 años y lo iba a saludar al bloque. Para mi era un orgullo tener un tio concejal; tenía tanto trabajo para aquellas épocas que apenas podia dedicarme unos segundos. Recuerdo como me frustraba intentando esperarlo para charlar con él. Solo algunas vecez podia hacerlo. Mientras tanto, el "Pichi" Benítez me tranquilizaba con sus palabras.
--Tenle paciencia --me decía-- Está como loco con un tema que tiene que tratar el jueves en el Concejo. Entonces me quedaba hablando con Andrés Cordeu o Eduardo Bronzini que eran adolescentes como yo (pero mas grandes) y ayudaban en el bloque como administrativos.  El día que murió, me cerré herméticamente para que nada me afectara. Eduardo Bronzini me llamo al tiempo para que fuera al partido porque le hacían un homenaje, pero no fuí. No podía compartir mi dolor. Aun leo estas hermosas líneas que le dedicó Lombardo y se me asoma una lagrima de emoción, como si las leyera por primera vez... y las leí tantas veces...
Allá estará con mi viejo mirándome desde arriba y junto a la mayoría de sus hermanos.
Que Dios te bendiga tío.

Pablo Javier Junco
 



(En el H. Concejo Deliberante)

Sr: Presidente: A los efectos de un homenaje tiene la palabra el concejal Anastasia.
Sr. Anastasia (AM): Señor Presidente, es para recordar aquí el fallecimiento ocurrido el día martes de esta semana del contador Ricardo Junco. Ricardo Junco fue discípulo de don Teodoro Bronzini. Fue concejal allá por el año '56. También fue concejal en el gobierno de don Jorge Raúl lombardo, y Presidente del Concejo Deliberante durante la gestión de Fabrizio. Fue dos veces también electo concejal durante el periodo de don Ángel Roig. Cinco veces fue elegido concejal, señor Presidente, tal vez es un hecho histórico, inédito, en la ciudad de Mar del Plata. Militó desde muy joven dentro del Partido Socialista Democrático, ocupando diferentes cargos, y así lo sorprendió en el momento de su fallecimiento. En 1987 compartimos con él este Concejo Deliberante y compartimos también el Bloque de la Unidad Socialista. En esa oportunidad lo denominamos "el maestro", porque era capaz de resolver las más intrincadas cuestiones municipales en forma sintética, clara y conceptualmente orientada siempre al bien común. En un verdadero ejemplo para nosotros y para la juventud, fue un político honesto, capaz, que reemplazó la palabra "competencia" por la de "participación", fue además, señor Presidente, un buen padre de familia, un buen abuelo, un buen esposo, dedicado siempre a la política, a la ciudad y por supuesto a su familia. La ciudad y quienes lo conocimos en su actividad seguramente no lo olvidaremos, Queda para nosotros, para sus familiares, para sus amigos, su calidez, su altivez y su humildad. Se fue sin estridencias, se fue como un ciudadano común, pero con dignidad, como un señor, por eso y por mucho más señor Presidente, lo recordaremos por siempre a Ricardo Junco.
Sr, Presidente: Concejal Viñas, tiene la palabra.
Sra. Viñas (PSP): Gracias, señor Presidente, tamblen para hacerle un homenaje a "el maestro" - como decía el concejal Anastasia, porque también he tenido como muchos de los que estamos aquí la posibilidad y la oportunidad no solo de conocerlo sino también de aprender de él muchas cosas, y justamente ayer cumplía 75 años. El estudió con mucho sacrificio, venía de una familia muy humilde y los estudios secundarlos y universitarios los desarrolló trabajando, y como decía el concejal Anastasia creo que debe haber sido el concejal que más tiempo estuvo en nuestro Concejo Deliberante y me atrevería a decir en la provincia de Buenos Aires por lo que hemos estado buscando.  Dieciséis años de concejal, lo sorprendieron dos golpes de Estado: el golpe de Onganía y el golpe de Videla. Aportó   desde   siempre  todos   sus conocimientos   en   la   Comisión   de Hacienda     y     Presupuesto,     que seguramente el hoy concejal Irigoin lo recordará, porque como nosotros en aquella Comisión de Hacienda había otros   concejales   contadores   y   el concejal     Irigoin     Iniciaba     como Secretarlo de Hacienda sus primeros pasos en el Ejecutivo teniendo una responsabilidad tan Importante como la de ser Secretarlo y creo que nos vamos a acordar más de una anécdota del maestro que con solo mirar uno o dos  minutos los expedientes sabía donde faltaba o donde había que poner alguna cifra  más o  menos.     Cabe destacar que también ejerció Ricardo Junco la Presidencia de Honorable Concejo Deliberante en la década del '60  cuando  era  Jorge Lombardo Intendente  y  también  lo cumplió cuando Luis Fabrizío fue Intendente. Desde su juventud    realizó una militancia muy activa, él se afilió al Partido Socialista  cuando tenía dieciocho años y si hay algo que lo caracterizaba además de su humildad, es que siempre trabajó en forma muy honesta en función de su ciudad como muchos de los viejos socialistas, que algunos murieron y algunos siguen con nosotros. Su sentido social, su moral y su ética queden   de manifiesto al observar  la  limpia  trayectoria representada  en su patrimonio, siempre tuvo un viejo automóvil y una casa construida hace cuarenta años por el  Banco  Hipotecario Nacional.
Vivió con sus ideales puestos al servicio de la ciudad y de su gente, y. por todo esto valga este humilde y simple pero sentido homenaje que le queremos haces desde esta banca. Muchas gracias.
Sr. Presidente: Gracias  concejal. Concejal Sirochinsky, tiene la palabra,
Sr.  Sirochinsky  (UCK): Señor Presidente. Yo quisiera solicitarte a este Concejo que me permita hacer uso de la palabra. Sé que se había decidido que fuese un concejal por bloque, pero he solicitado al presidente del mío que me permita expresar algunos conceptos con respecto al amigo que ha fallecido en estos días. Fue en 1983 cuando ingresamos, se cumplen unos cuantos años donde volvimos a vivir en democracia, donde el inicio de todo un nuevo proceso con gente joven y con gente que por primera vez accedía a estas bancas, contamos con la maestría, contamos con la experiencia de don Ricardo Junco y quiero decirle señor Presidente, que en momentos sumamente graves que vivimos en esos primeros años de democracia, quien hoy les habla ocupaba ocasionalmente la Presidencia del Concejo y tuvo en el Concejo en la mano amiga de Ricardo Junco, un apoyo que muy pocas veces creo que se pueden lograr por parte de un concejal que no pertenece al mismo partido. Por eso quería recordar este hecho, quería recordar la relación que mantuvimos con don Ricardo y que este momento lamento profundamente no haberme enterado del fallecimiento porque hubiese deseado acompañarlo hasta su última morada. Nada mas quería recordar este hecho, en situaciones muy particulares que vivió la democracia siempre lo conté a mi derecha. Entonces para la memoria de Ricardo Junco este recuerdo y para su familia que puede llevar orgullosamente su apellido por haber tenido un hombre que convivió para su ciudad y para el mejoramiento de la calidad de vida de todos sus habitantes. Gracias.
Sr. Presidente. Gracias   concejal.
Concejal Gauna Tiene la palabra.
Sr. Gauna (PJ)):    Señor Presidente, nuestro bloque acompaña este justo homenaje a la figura de Ricardo Junco.
5r. Presidente: Sr.Concejal Irigoin, tiene la palabra.
Sr. Irigoin (UCK): Si, señor Presidente. Para adherir por parte el Bloque Radical a este momento de recuerdo, a quien como han dicho participó en innumerables ocasiones de este Honorable Concejo Deliberante, pero fundamentalmente más allá creo que Ricardo Junco perteneció a una etapa de Mar del Plata, una etapa donde dirigentes que a partir de una figura señera como Teodoro Bronzini, marcaron pautas y establecieron en nuestra ciudad una característica distintiva. Si algo tenemos que destacar de Ricardo Junco es el mantenimiento de una línea de conducta, el mantenimiento de la persistencia en defender sus ideales, en mantenerse siempre en una misma bandería política, en haber buscado sin estridencia, sin golpes bajos en todo lo que fue su actuación en al Concejo y su actuación política, el dialogo, el consenso y sobre todo establecer pautas muy claras de conducta tanto en el análisis de los temas que él más conocía, que eran los temas que tentar relación con el presupuesto. Fue un persistente defensor de la autonomía municipal y además supo compartir le que era su trabajo profesional y dentro de nuestra profesión era realmente respetado, fue uno de los primeros que en la ciudad tuvo un estudio contable de una dimensión importante cuando todavía no se estilaba esta forma de trabajo y supo consensuar, supo compartir su trabajo político con la profesión, a la que nunca abandonó con sus altibajos, pero si algo recuerdo es su búsqueda permanente de cual era el camino correcto, la solución correcta para los problemas de la ciudad, más allá de su embanderamiento, más allá de su participación en determinado bloque político. A mí lo que me tocó desde la función del Ejecutivo compartir con él, en su participación en aquella Comisión de Hacienda, que como recordaba María del Carmen, se destacaba por la cantidad de contadores que participaban, siempre encontré en él la pregunta clara, la propuesta clara, sin malas intenciones, buscando entre todos el proyecto o la concreción de lo que sirviera a la ciudad, y creo que como conducta y como estilo de vida nos deja algo muy preciso y que sirvió de ejemplo a sus hijos y a todos aquellos que militaron con él políticamente, por eso solicito que hagamos un minuto de silencio en recuerdo del contador Junco.
Los presentes se ponen de píe y realizan un minuto de silencio.

Fuente:10/12/98 -  Diario de sesiones del Concejo Deliberante


Recordando a Ricardo Junco
 2 de septiembre de 1999


"Lombardo: ¿Qué querrá decir ser bueno?".
De su puño y letra nuestra poetisa María Wernicke escribió esa pregunta a manera de dedicatoria en el ejemplar de su premiada obra "Imágenes de la Madre", que nos regaló.
Fue, en la oficina de una empresa de la calle Azcuénaga, de nuestra ciudad donde se desarrolló la conversación, en momentos en que a mí me preocupaba - más allá del diccionario - definir qué quería decir ser bueno; en una media mañana de 1977.
Al tratar de redactar estas líneas de recordación, me vuelve a la memoria aquel interrogante, porque Ricardo fue, coinciden todos los que lo conocieron, linealmente bueno. Y si serlo puede ganarle el aplauso y el elogio de propios y extraños, será honesto reconocer que también el serlo impone límites al que lo es.
¿Pueden triunfar los buenos?
Ricardo Junco había nacido en Puerto Madryn, (Chubut), el 8 de diciembre de 1923; fueron sus padres Rosalío, español (de Santander y por cierto republicano) y Micaela Garagarza, argentina, nacida en Necochea e hija de inmigrantes vascos.
Siete hermanos componían esta familia, que vivieron sucesivamente -antes de establecerse en Mar del Plata, en el año 40 - en Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn, Coronel Suárez, Capital Federal y Avellaneda, en ésta en los años bravos dominados por Alberto Marcelo, de donde el matrimonio Junco resolvió poner distancia porque aquella ciudad no era un ejemplo saludable para sus hijos.
A Ricardo, que era de todos el más interesado por la "cosa pública", creo que lo conocí cuando llegó al Centro Socialista de 25 de Mayo y San Juan, cuando se incorporó a la Juventud Socialista "Jean Jaures".
Eran tiempos en que el gran salón de la vieja casona servia para la labor cultural y política, que el socialismo realizaba en la ciudad. Era el marco de su actividad y centro cotidiano de reunión para los militantes.
La televisión no había aparecido todavía.
A un costado, la Biblioteca Popular Florentino Ameghino, que tenía un dinámico bibliotecario, Dorindo José Penevi, siempre dispuesto a asesorar a los lectores. Una larga mesa con diarios y publicaciones - por supuesto partidarias -ponía al día de las novedades políticas a los afiliados. En mesas más pequeñas, Claudio Álvarez y Jean Pierre Bidart, solían enfrentarse en una partida de dominó; más allá podían ser Andrés de la Torre y Manolo Vega, abstraídos en una partida de ajedrez; en otro sector algunos gremialistas con sus temas propios, entre ellos Vicente Tótaro, Melquíades San Mateo, Juvenal Rico, Segundo Infanzón, Manuel Irazoqui y José Cabral. Estos tres últimos desertarían después del socialismo, cuando advino el peronismo y para incorporarse a ese movimiento.
Los muchachos, en otra mesa proyectaban madurar. Allí se juntaban Casillo Matiesco, por su edad ya en vísperas de tener que abandonar la militancia juvenil, los hermanos Izcue, sobre todo Julio que era ei más activo, los hermanos Villa-franca, Alfredo Nacoló, Gallardo, Guiterman, Luis Fabrizio, Iván López, con los que alternaba Ricardo, que rápidamente hizo amistades y supo ganarse la simpatía de todos.
En el escenario, que también lo había, Hilario de la Torre y alguna compañera, integrantes de la Agrupación Fílodramática "Juan Conde", podían estar ensayando un paso de comedia; o Genaro Di Lernía cultivando su vocación musical con el bandoneón sobre las rodillas.
Allí conoció a Eduardo de la Torre, Secretario General de aquel Centro, Miguel Guglieimotti, Teodoro Bronzini, Rufino Inda, Rómulo M. Etcheverry, es decir los nombres más grandes de esta filial partidaria.
Y también a Repetto, a Ghioldi, a Palacios, Solari y otras figuras nacionales del socialismo que ya le eran familiares desde que, siendo chico, su padre lo llevaba a mítines socialistas, cuando la familia vivía en Capital Federal y Avellaneda.
Como todos nosotros pegó carteles, ocupó la tribuna, fue delegado a congresos, habló en los barrios con los vecinos, fue concejal municipal muchas veces; y trabajando, militando y estudiando cursó la Universidad y se graduó de Contador Público Nacional.
Fue durante una licencia que me tomé en la intendencia municipal, y en la que él - en su condición de presidente del Concejo Deliberante - debió reemplazarme cuando le fijaron fecha para el examen final.
Con frecuencia recordaba que su examinador - el profesor López Aguirre - fue muy severo con el Intendente interino, al que mantuvo largo tiempo exponiendo su tesis sobre "Privatización de la recolección de residuos en la Municipalidad de Mar del Plata", y azuzándolo frecuentemente con un "Si usted ocupa tan alto cargo, tiene que tener amplios conocimientos sobre la materia".
Murió exactamente el día en que cumplía 75 años.

Como le escribí a Jaime Guper, radicado desde hace muchos años en Israel, y que siempre lo recuerda con afecto como compañero de largas caminatas, como amigo y consejero; "Se nos adelantó"
Todavía recuerdo su cara de niño contrariado, cuando en el muelle de Buenos Aires se quedó viéndonos partir rumbo a Montevideo - con su hermano Sebastián y José Guillermo Pérez - para concurrir a un acto contra la dictadura argentina, porque a él no le permitieron embarcarse ya que todavía no había llegado a la mayoría de edad.

“Representantes del Ejército y de la Aeronàutica se hacen presentes en el Palacio Municipal para deponer a las autoridades electivas. Eran las 5 de la tarde del 6 de Julio de 1966. El Coronel Dagoberto Viola se hace cargo de la Intendencia. Aparecen tambièn ademàs del Intendente Jorge Raul Lombardo,el secretario de Gobierno Sr Julio Del Rio ( de pie junto a Lombardo) y el Presidente del Concejo Deliberante Sr Ricardo Junco ( de bigotes, de civil claro, con los brazos cruzados y una tristeza notable en el rostro)
Fuente: ” En Defensa de Mar del Plata. Intendencia Lombardo.” Comentarios y apuntes Juan N.Morrell”. Enviada por Carlos Valentín González Rivero a Fotos de Familia - Diario La Capital



El Concejo Deliberante en 1963, cuando asumió la intendencia el socialista Jorge Raúl Lombardo -Las bancas eran ocupadas por: Teodoro J. Bronzini – Gregorio S. Correa – Geronimo Prusziani – Alfredo Kisling – Renato López – Narciso Mora – Horacio D.Ayesa – Rodolfo H. Danza – Roberto Bronzini – Juan C. Cordeu – Juan J.Boubeé – Reinaldo Cano – Oscar Cicalesi – Luis A. Falcone – Juan A. Morrel – Juan Sáenz Rio – Juan J.Caceres – Julio Izcue – Manuel Portabales – Ricardo Junco. Foto de Madgalena Rivas a Fotos de Familia - Diario La Capital



“El Socialismo de fiesta en su casa de la calle Rivadavia. En el centro, brazos en alto, el periodista Jorge Raúl Lombardo, quien acababa de ser elegido intendente. Inició su gestión desde 1963 hasta 1966″ De bigotes finitos a la izquierda, Sebastian Junco, hermano del concejal Ricardo Junco, . Enviada por Magdalena Rivas a Fotos de Familia - Diario La Capital


 
Fuente: Jorge Raul Lombardo –ex  Intendente de Gral. Pueyrredón
Cuadernos Municipales – Testimonio XII - Recordaciones

1 comentario:

  1. Querido Pablo, es muy emotivo tu homenaje. Solo te puedo decir que Ricardo siempre tuvo una particular y calida relación con la Juventud Socialista a la cual pertenecíamos. Recuerdo la comisión que integrábamos junto a Eduardo Bronzini, Gustavo Diaz Yanoti, Graciela Antrakidis, Roque Fuoco, Gabriel Martinez y Mónica Gandolfo con Ricardo
    en charlas y debates cuando el Partido Socialista Democrático decidía sus candidatos y programas. Ricardo era muy querido por todos nosotros. Me sumo a tu homenaje .Te mando Un fuerte Abrazo.

    Andrés

    ResponderEliminar